Normalmente usamos la palabra “bicho” para demonizar a todo ser viviente que nos inspire cierta repugnancia. Una repugnancia que suele ser infundada por prejuicios y falsos mitos con los que nos educan.

Gonzalo Albarrán Madrigal y Mª Dolores Homar Murillo han conseguido redefinir este término. Gracias a su experiencia en el manejo y cuidado de animales exóticos se decidieron a crear MuchoBicho: un grupo de educación ambiental dedicado a fomentar la divulgación científica, la sensibilización sobre los animales y el respeto por la Naturaleza y el Medio ambiente a través de charlas, cursos y talleres.

Hablamos con estxs dos jóvenes pacenses vinculadxs a la Educación ambiental sobre este interesante proyecto:

– ¿Cómo nace MuchoBicho?

MuchoBicho nace a raíz de nuestra ideología, fruto de nuestro amor y respeto hacia los animales, que ocupaban nuestra vida tanto a nivel de afición como profesionalmente. Nos dimos cuenta de la necesidad que había de tratar estos temas en nuestra sociedad: existía una necesidad real con aspectos tan importantes como el bienestar animal y la educación ambiental. Nació como objetivo de transmitir un mensaje y hacer de la afición nuestra forma de vida.

– ¿Por qué trabajáis con reptiles, anfibios e invertebrados?

Trabajamos con estos grupos de animales por dos motivos: el primero es que para nosotros las serpientes, las tarántulas o las arañas, y otros animales parecidos, representan nuestra filosofía sobre la educación ambiental ya que son un ejemplo de cómo el respeto debe llevarse a todo los tipos de especies, unos animales estigmatizados por falta de educación arraigada en nuestra cultura. Y el otro motivo es sobre el bienestar: los reptiles, anfibios e invertebrados son menos sensibles al estrés y al manejo, al contrario que los mamíferos y las aves, que ya solo el transporte o la exposición de los mismos les lleva a una angustia innecesaria, por lo que los primeros nos permiten hacer nuestro trabajo sin males mayores.

– ¿Qué valores intentáis transmitir desde este proyecto?

Los valores de MuchoBicho están basados en unos pilares muy específicos: transmitir el respeto hacia cualquier tipo de animal y compartir valores de responsabilidad con las especies con las que convivimos y con la naturaleza que nos rodea, todo ello desde un punto de vista científico y educativo. Para nosotros el contacto y la interacción directa con los animales es nuestro punto fuerte, ya que creemos que hace más partícipe al público y la experiencia consigue calar más hondo.

– ¿Qué actividades soléis desarrollar?

Actividades como charlas y conferencias educativas y científicas, talleres de sensibilización sobre animales y exposiciones zoológicas, tanto para centros educativos como para eventos privados. También organizamos experiencias para cumpleaños, bodas u otros. 

– ¿Cómo está siendo la respuesta del público?

La verdad es que MuchoBicho es algo novedoso en Extremadura (realmente acercamos la naturaleza a las aulas)  y aunque la mayor parte de la gente es prejuiciosa y siente rechazo hacia estos animales, terminan por demostrarnos que casi todo el mundo alberga interés por verlos más de cerca, y, claro, también contamos con todxs lxs bicherxs que hay en Extremadura que quieren aprender y saciar su curiosidad. Hemos realizado actividades tanto en instituciones, ONGs y eventos privados, pero, sin embargo, estamos teniendo más dificultades a la hora de trabajar con los colegios públicos de Extremadura (uno de nuestros principales públicos objetivos) debido al escaso presupuesto con el que cuentan para actividades extraescolares, llegando en algunas ocasiones a costearlo el propio alumnado.

– ¿Qué “bicho” es el que más sorprende?

Sin duda la serpiente, es nuestro animal estrella, no deja indiferente a nadie, especialmente la serpiente Toro (Leioheterodon madagascariensis) que es una de nuestras culebras más grandes y que, a pesar de tener veneno, es realmente pacífica e inofensiva. Sin embargo, los más queridos por los niños y niñas son el axolote (Ambystoma mexicanum) debido a que su apariencia de “Pokémon” lo hace realmente adorable y  Agustín, nuestro caracol gigante, con el que siempre piden hacerse fotos.

– ¿Cuáles son las preguntas más frecuentes a las que tiene que responder MuchoBicho?

La verdad es que nos llegan preguntas de todo tipo, sobre todo basadas en cuentos y mitos:

“¿No ha intentado comerte tu serpiente? ¿Si te pica esa tarántula te mata? ¿Las ranas no son reptiles? ¿Cuántos animales tienes en casa? ¿No te da asco?”

También por supuesto, preguntas realmente interesantes sobre cómo cuidar diferentes tipos de animales, o qué especie de serpiente es la que se han encontrado en el campo; somos una especie de ¨consultorio animal¨.

– Sobre la eterna discusión del papel de la humanidad y de su interacción con el resto de seres vivos y su entorno…. Para MuchoBicho ¿La humanidad sería buena o mala por naturaleza?

Una cosa hay que tener clara, la humanidad es un elemento en la naturaleza como cualquier otro, pero con una capacidad de ejercer un impacto más grande (lo que en ecología se llama ¨footprint¨). Simplificarlo a ¨bueno o malo¨ no es tan sencillo, el problema radica en el crecimiento poblacional tan rápido de la especie humana, ¡tenemos una tasa de crecimiento semejante a la de las bacterias! con todo lo que eso acarrea (aumento de la contaminación, expansión de las ciudades, disminución de espacios salvajes). Nuestra responsabilidad es mayor que la de las otras especies que, sencillamente, se encuentran en equilibrio. Si somos objetivos, sin la humanidad habría más biodiversidad en el planeta, es por eso que tiene tanta importancia el cuidado del medio ambiente, la pérdida genética que causa la extinción de especies es irrecuperable.

Desde un punto de vista científico, con el paso de los años, solo los animales capaces de sobrevivir al impacto humano prevalecerán, especies tales como grandes primates, anfibios, felinos o ciertos ecosistemas como manglares o selvas, no tienen la suficiente capacidad ni suficiente tiempo para adaptarse al impacto humano. Somos un handicap evolutivo, un obstáculo para muchas especies.

– ¿Por qué desde la infancia hay un comportamiento muy generalizado en exterminar con un pisotón o un manotazo cualquier insecto que aparezca en escena?

Se debe a un factor cultural y educativo. Debido a una ignorancia hacia ciertas especies, se genera un miedo hacia lo que no conocemos, que se transmite de madres y padres a hijos. Un comentario equivocado o matar una araña delante de tu hija o tu hijo cuando tiene una cierta edad puede radicar en una idea equivocada que arraiga para toda la vida.  Nuestra sociedad suele fomentar la falta de educación hacia estos animales desde edades tempranas.

 

– ¿Hay relación directa entre los animales que estigmatizamos erróneamente como peligrosos y nuestra cultura?

Serpientes, arañas o insectos son sinónimos de elementos negativos en historias, cuentos, libros y películas que nos abordan desde pequeños.  Nuestra cultura fomenta el odio y desprecio hacia estos animales.

– ¿Habéis percibido saltos cualitativos en los últimos años en materia de concienciación social por el respeto animal y el medio ambiente?

Desde el último siglo, hemos vivido a nivel global un movimiento en pos de la sensibilización ambiental y el respeto hacia los animales. Han surgido los primeros movimientos animalistas, las primeras leyes de protección de especies, se persigue mucho más el comercio ilegal de animales (uno de los 3 negocios más lucrativos a nivel mundial junto la prostitución y la venta de armas) y se ha logrado una modernización en los parques zoológicos. Nos estamos dando cuenta de que nuestra supervivencia depende del medio ambiente y estamos evolucionando como sociedad.

Aun así no es suficiente, ya que el maltrato animal, la propagación de especies invasoras, la extinción de especies por factores humanos y el comercio ilegal de animales (especialmente Sudamérica y en Asia) es uno de los mayores problemas para la biodiversidad, que conlleva un coste económico inmenso. Además, si nos centramos un poco en la visión externa que ofrece  nuestro país podemos comprobar que somos malamente conocidos a nivel mundial por nuestro escaso respeto hacia los animales, sobre todo hacia las mascotas y el ganado.

– ¿Qué medidas creéis que deberían implantarse desde las instituciones?

Sin duda alguna, todo comienza en los colegios, que es donde se deben dar los primeros pasos, ya que lxs escolares se encuentran en un periodo cognitivo realmente importante que lxs formará como adultxs. Se deberían aumentar y facilitar las ayudas que reciben para que puedan contar con este tipo de educación que para nosotros es esencial.

Otro aspecto importante es mejorar el alcance y efectividad de campañas educativas y formativas sobre el mascotismo responsable a través del Ministerio de Medio Ambiente, informar tanto a tiendas de animales como a los propios clientes, con el fin de evitar el comercio ilegal y el abandono de mascotas. Todos hemos escuchado las típicas campañas de ¨No abandones¨ pero nadie sabe que es un CITES, o que la mayoría de las tortugas que se tienen en los patio es una especie invasora y por tanto una mascota que está prohibida. En Europa nos llevan años de ventaja, contando con leyes que regulan tanto el comercio de animales como las condiciones en las que tienen que mantenerse.

A nivel legal estamos muy verdes, la normativa para el comercio de animales es escasa y poco responsable. Nada te impide tener en Extremadura un león en el jardín.

– ¿Cómo imagináis a la humanidad del futuro? ¿Conseguirá una convivencia armónica con los demás seres vivos y el medio ambiente, o seguirá avocada a una supervivencia destructiva?

Teniendo en cuenta el ritmo de crecimiento poblacional mundial no podremos entrar en una convivencia armónica con el medio ambiente, ya que cada vez más y de una forma exponencial necesitaremos más recursos y zonas cultivables. De todas formas si es cierto que, como especie consciente, podremos encontrar una manera de entrar en equilibrio, aunque no sea el equilibrio ideal.

– ¿Cuándo volveremos a ver a MUCHOBICHO en acción?

MuchoBicho tiene actividades todos los meses, el siguiente evento es la conferencia “CUIDADOS DE ANIMALES EXÓTICOS” que se va a impartir en el Corte Inglés el día 7 de diciembre a las 20:30, que tiene como objetivo hablar sobre el mascotismo responsable y adentrarnos en el mundo de la terrariofilia.
También tenemos programada un taller para lxs más pequeñxs en Ludiland y por supuesto estaremos en Iberocio, donde montaremos una exposición de animales e impartiremos charlas de sensibilización.

– ¿Qué mensaje lanzaríais a la juventud y a vuestro público más pequeño?

Que sean conscientes del entorno que les rodea, que aprendan cómo funciona la naturaleza, incentivando su curiosidad, relacionándose más con el entorno y teniendo en cuenta que va a formar parte de su futuro. Que cambien miedo y asco por respeto y admiración hacia todo tipo de animales y más concretamente a los estigmatizados por la sociedad y nuestra cultura.