Estás obligadx a vestir una camiseta, porque lxs equidistantes, lxs que cuestionamos, lxs que preguntamos, lxs que tenemos  “pero” para ambas partes, somos una decepción, la traición mayúscula. Pero no somos la indiferencia, somos personas olvidadas, gente ignorada.

Y lo único que tenemos claro es que cualquier reivindicación que pase por tener que asumir un argumento en su totalidad (argumentarios que, de una y otra banda, están repletos de grandes absurdos) es, en realidad, fanatismo.

Hay quienes dicen que todo está perdido o que todo está ganado ya. Nosotrxs creemos que las victorias y las derrotas suenan belicistas y que son palabras que solo pronuncian kamikazes e irresponsables que solo se preocupan por conducir su tren a máxima velocidad, sin pensar en las consecuencias.